La procrastinación. ¿Cuántas veces has oído hablar de ella hoy en día? Parece que nos faltan horas al día para hacer todo lo que queremos pero, al mismo tiempo, cuándo tenemos que hacer algo importante pero que no está dentro de nuestra zona de genialidad, lo vamos postergando indefinidamente

¿Te resulta familiar esa situación? En mi caso, me sucede a veces con la facturación. Sé que es importante, me hace consciente del los resultados que obtengo gestionando mi negocio… pero me resulta una tarea tan aburrida y poco creativa que siempre termino posponiéndola.

Y es que la voluntad para iniciar una acción, no siempre está disponible cuándo la necesitamos ¿verdad? Y de esa voluntad depende que obtengas los resultados que deseas antes o después.

¿Sabes dónde nace tu voluntad de pasar a la acción? Tiene su centro en tu tercer chakra. Se encuentra en tu plexo solar, cerca de tu ombligo y conectado a tus riñones y la glándulas suprarrenales. Se llama manipura y aloja tu sentido de propósito y motivación.

sistema_chakras

Este chakra, asociado al color amarillo, acumula nuestra energía creativa, la que nos hace pasar del pensamiento a la acción para cumplir nuestra voluntad y conseguir los resultados marcados.

Si te sientes baja de energía, te dejas llevar por la pereza, te cuesta cumplir tus compromisos, sientes que tienes una baja autoestima y dudas de tu capacidad para hacer lo que sabes que necesitas hacer para avanzar… posiblemente tu tercer chakra esté bloqueado.

Esto también es aplicable a cómo te relacionas con los demás. Si Manipura no está funcionando correctamente, serás propensa a reaccionar ante las circunstancias en vez de tomar solo la parte que te corresponde y no tratar de convencer al otro.

Buscarás la aprobación y validación externa, reflejo claro de una baja autoestima y gran inseguridad a la hora de tomar tus propias decisiones de forma consciente.

Esto, como consecuencia, puede transformarte en una persona irritable e insegura, con miedos relacionados con la forma en que te relacionas con los demás. Sí, puede expresarse como miedo a hablar en público. Necesitas sentirte aceptada y no juzgada. Y ante la duda, rechazas la situación.

¿Cómo transformar esta falta de voluntad, compromiso y autoestima en autorrealización, autoaceptación y capacidad de hacer lo que sabes que necesitas hacer para seguir creciendo?

Para equilibrar tu tercer chakra vas a necesitas, como en los dos anteriores, encontrar la herramienta o técnica que mejor conecte contigo. Hay distintas formas de hacerlo, así que compartiré contigo las principales para que puedas probarlas y decidir cuál es la que te sirve a ti.

  • Un mantra: en el caso de manipura es RAM, pronunciando la AAAAAA abierta y extendida en el tiempo, para finalizar juntando los labios al pronunciar la m.
  • Un color: el amarillo, por lo que puedes utilizar para tus meditaciones con este chakra gemas como: ámbar, topacio, citrino, cuarzo limón, jaspe amarillo, turmalina amarilla, ojo de tigre. También piedras de color amarillo que estimulen este tercer chakra mediante la vibración del color.
  • Una nota: la nota musical asociada a este chakra es la nota MI, por lo que puedes buscar canciones orquestales y de instrumentos de cuerda dónde esté presente esta nota para estimular su apertura.
  • Un alimento: alimentos de color amarillo; plátano, piña, trigo, centeno, limón, maíz, manzanilla, carbohidratos integrales, huevo, yogur…
  • Una afirmaciónYo uso mi poder de forma consciente.
  • Otros¡reconoce tu poder! Cuándo no pasamos a la acción por miedo al rechazo ¡nos limitamos! Decide que puedes hacer HOY para honrar tu poder de crear a voluntad ¡y hazlo!

Como ves, las opciones son infinitas. Queda en ti aceptar tu realidad, centrarte en ti misma, empezar a cuidarte y enfocarte en tomar las riendas de tu poder interno para pasar a la acción o seguir lamentándote de lo poco capaz que eres para hacer según qué cosas hasta el punto de volverte una persona irritable, insegura y poco estable.

Tú eres poderosa. Energía creativa en acción. Si bien es cierto que no tienes por qué hacer todo tú, en ningún área de tu vida, sentir que no eres capaz y limitarte nunca debería ser una opción.

Te invito a hacer algo que te conecte con la fuente de tu poder y dispare tu capacidad de actuar. Sal a la calle, relaciónate con tu comunidad desde la generosidad marcando unos límites saludables para ti y comprueba por ti misma todas las opciones disponibles para continuar tu evolución y crecimiento consciente.

No olvides compartir conmigo y el resto de mujeres que forman la comunidad de mujer en equilibrio tus experiencias e inquietudes en nuestro grupo gratuito AQUÍ.

Pin It on Pinterest