fbpx

Causa y efecto ¿te resulta familiar? Es una ley universal que se cumple siempre. Cada acción, tiene una reacción. Una consecuencia derivada de las decisiones que tomamos y las acciones que ejecutamos. Así, es sencillo llegar a la conclusión de que lo que ocurre en nuestra vida, son las causas de lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos ¿verdad?

El problema radica en que, a veces (demasiadas), actuamos de forma reactiva e inconsciente, dejándonos llevar por nuestras emociones, en vez de aprender a canalizarlas de forma positiva. Pero el tema de las emociones es amplio y daría para otro artículo, aunque ya hemos hablado de algunas de ellas en anteriores artículos:

Así que sí, el karma es el cúmulo de causas que has ido generando a lo largo de tus vidas. Esa mochila que cargamos y por la que rendimos cuentas a personas a las que, en alguna ocasión, tal vez en otro tiempo y espacio, causamos algún daño y generamos una deuda kármica.

Pero, para entender bien el significado de karma, es recomendable entender que no es negativo ni positivo. Simplemente es. Nadie te va a juzgar o condenar. Simplemente, necesitas equilibrar tu energía para seguir creciendo y evolucionando. Saldar deudas y romper contratos que te hacen sentir pesada.

Esta Ley Universal se cumple siempre. Y tu deber si quieres seguir ascendiendo es saldar tus deudas, recuperar tu energía y devolver la que no te pertenece. Liberarte para recuperar tu ligereza. Quitar capas y capas de compromisos, contratos y creencias que te limitan…

Integrar esta ley, es tu mejor arma para diseñar la vida que quieres vivir. Saber que cada una de tus acciones tendrá repercusiones que te afectarán directa o indirectamente, nos hace crecer, tomar responsabilidad y actuar de forma consciente. Si quieres respeto, da respeto. Si quieres que te cuiden, cuida. Si quieres ayuda, ayuda a los que te rodean con lo que ahora tengas a tu alcance.

Se trata de compensar la balanza. Y sí, entender esta Ley es sencillo… pero llevarla a la práctica es más complicado ¿verdad? Somos seres emocionales. Y, lamentablemente, en los colegios no nos enseñan cómo utilizar nuestras emociones para nuestro crecimiento personal. Incluso la ira puede ser beneficiosa si sabemos como canalizarla correctamente para nuestro mayor bien y el de quienes nos rodean.

Pero ahora, lo tenemos más sencillo. Contamos con una herramienta espiritual capaz de transmutar nuestro karma acumulado y transformarlo en amor, sanarlo, liberarlo. Es cierto que puedes sentir un cierto desequilibrio cuándo empieces a utilizar esta herramienta… pero no te preocupes. Forma parte del proceso. Para limpiar… primero hay que sacar toda la suciedad ¿verdad?

Esta herramienta no solo limpia tu karma consciente, también puede llegar a las raíces… a la causa original de todos los efectos (que tú etiquetas como negativos) que te hacen sentir que tu vida es triste, confusa, desafortunada. Puede ayudarte a romper contratos, abandonar lealtades que te limitan, deshacerte de lazos que drenan tu energía y te hacen sentir pesada, apagada, agotada… pero, para lograrlo, tendrás que trabajar cada día con ella.

Sí, te hablo de la Llama Violeta, procedente del Séptimo Rayo Divino sostenida por el Arcángel Zadquiel. Este Rayo es el que vibra en la frecuencia más alta y su llama, si la invocas con fe y confianza, te ayudará a transmutar tu karma «negativo» en amor incondicional.

¿Cómo utilizar la llama violeta para transmutar tu karma?

Puedes comenzar repitiendo uno de sus mantras, el más sencillo:

YO SOY la llama violeta
En acción en mí ahora.
YO SOY la llama violeta
Sólo ante la luz me inclino.
YO SOY la llama violeta
En poderosa fuerza cósmica.
YO SOY la luz de Dios
resplandeciendo a toda hora.
YO SOY la llama violeta
brillando como un sol.
YO SOY el poder sagrado de Dios
liberando a cada uno.

Busca un lugar tranquilo, dónde nadie te moleste en unos 30 minutos aproximadamente. Ponte cómoda, puedes tumbarte o sentarte, lo que prefieras. Cierra los ojos, respira profundo e imagina un Rayo Violeta, brillante, vibrante, que desciende desde la Constelación de Lyra hacia ti.

Esa luz amorosa te envuelve y gira a tu alrededor. Imagina que penetra en cada célula de tu ser y empieza a repetir el mantra de la Llama Violeta. También puedes comenzar por uno todavía más sencillo para que puedas memorizarlo más deprisa:

FUEGO_VIOLETA_UNO

Es importante que cuándo repitas el mantra seleccionado, lo sientas emergiendo desde dentro de ti, desde cada fibra de tu ser. Siente como la Llama Violeta purifica tus memorias, incluso las más profundas, esas a las que solo tu subconsciente tiene acceso. Siente como se van transformando en amor incondicional mientras se funden con la Luz Violeta que te envuelve, liberándote de todas las cargas emociones, preocupaciones inconscientes, contratos energéticos que te limitan…

Estos decretos, transformar la energía «negativa» que nos bloquea en energía «positiva«. O, lo que es lo mismo, transforma el Miedo en Amor. Y los resultados no tardan en llegar. Esa sensación de paz, ligereza, alegría… que va en aumento con cada nueva meditación.

Pero… recuerda que estás trabajando a nivel muy profundo… las emociones también aparecerán y puede que te sientas triste, enfadada, frustrada… trabajar liberando registros antiguos suele tener ese tipo de consecuencias temporales. Igual sucede con el Reiki ¿recuerdas? Las conocidas crisis de sanación (te hablo de ellas AQUÍ). Para sanar, hay que liberar lo que bloquea nuestro crecimiento…

Y esos bloqueos, no suelen ser bonitos. Pero gracias a la Llama Violeta, si la utilizas sabiamente, puedes conseguir sanar memorias y transmutar karma con amor en vez de sufriendo las consecuencias de tus actos pasados. Pero requiere un gran nivel de compromiso y dedicación por tu parte, trabajar con los decretos y estar dispuesta a llegar a la causa original de todo lo que desequilibra tu vida.

Te invito a descargar mis manuales Transmuta tu Karma y Los 7 Rayos Divinos, dónde te enseño, de forma más detallada, a trabajar a este nivel energético con el objetivo de integrar estas prácticas en tus hábitos diarios:

Y recuerda: tú has creado la vida que experimentas y tú puedes transformarla. Siempre has sido tú. Y eso, tiene su parte positiva ¿verdad? Si todo ha dependido siempre de tus decisiones… no tienes que cambiar el mundo, sino trabajar para transformarte a ti misma. ¡Así que adelante!

Guía Gratis: Equilibra tus Chakras

Mantenemos sus datos privados y los compartimos solo con terceros que hacen posible este servicio. Leer Política de privacidad
close

Guía Gratis: Equilibra tus Chakras

Mantenemos sus datos privados y los compartimos solo con terceros que hacen posible este servicio. Leer Política de privacidad

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¡Hola, soñadora! ¿Hablamos?
¡Hola, soy Celia! Cuéntame ¿en qué puedo ayudarte?