fbpx

¿Quién no ha oído hablar de la Ley del Espejo alguna vez? Cuándo buceas un poco en el desarrollo personal y espiritual, chocas de frente con verdades como: lo que ves en el otro, está en ti. Para bien y para mal, aquello que te molesta o que admiras, forma parte de ti porque TODOS somos UNO y cada persona que se cruza en tu camino, cumple su papel.

Todo es VIBRACIÓN. Tú vibras en una frecuencia determinada y atraes a tu vida lo que es afín a ti. Pero aquí estaríamos hablando de otra de las leyes universales y no quiero desviarme. Solo lo comento para ponerte en contexto de que todo lo que ves y experimentas, lo has atraído a tu vida tú.

Pero claro… una cosa es la teoría (muy bonita, sí…) y otra, la práctica. ¿Cómo enarbolar esta Ley Universal cuándo la otra persona no solo te molesta, sino que te hace un daño irreparable? Bueno… hay corrientes que apelan al karma, los pactos álmicos… y el libre albedrío.

Dile tú, con tu cara bonita, a una mujer que ha sido maltratada que su maltratador solo ha cumplido un pacto a nivel del alma y que tiene que buscar dentro de ella un aprendizaje para esa situación tan violenta… y del perdón ya… pues ni hablamos. Es complicado, la verdad.

Pero siempre hay una carta en la manga. El libre albedrío. Quiero recomendarte un libro que habla sobre el Plan del Alma de una forma preciosa pero realista a la vez. Porque siempre hay más de una opción y un maltratador, es un maltratador se mire por dónde se mire. Pudo elegir ¿verdad? Y lo hizo, en base a su nivel de consciencia y periodo evolutivo, pero lo hizo.

E igual que se cumple la Ley del Espejo (de la que ahora te hablaré un poco más), también lo hace la Ley de Causa y Efecto y la Ley del Karma. Quién hace daño, acumula karma, por mucho que sea una deuda de una vida pasada. El karma puede transmutarse a través del amor o del miedo, cada uno decide según su criterio y libre albedrío.

Este es el libro que te comentaba: El Plan de tu Alma, de Robert Schwartz.

Por supuesto que hay pactos… pero la oportunidad de redimirte está ahí. La opción de tomar tu decisión desde el amor, la compasión y la comprensión… o la de dejarte arrastrar, una vez más, por el miedo, el odio, el rencor… Como siempre, tú eliges.

Y ahora, retomando la Ley del Espejo, te lo explico en 5 imágenes:

En resumen:

  • Si lo que sucede, TE DUELE: aquello que te molesta del otro, está en ti. Es una parte de tu Sombra que no has aceptado ni integrado aún y necesita de tu atención para trascenderla. Aquí hay variantes: puede que sea una parte no aceptada que tú también tienes o una parte contraria a ti. Tendrás que analizar bien los sentimientos y emociones que se despiertan en tu interior para descubrirlo y trabajarlo.
  • Si lo que sucede te resulta inapropiado, pero NO TE CAUSA DOLOR: No es cosa tuya, la otra persona no te está espejeando nada. La lección es para él o ella, no para ti.
  • Si lo que sucede, te hace sentir que PIERDES EL CONTROL: Oh oh, toca revisar esas expectativas… Tal vez estás proyectando en la otra persona algo que, en realidad, no le pertenece y jamás encontrarás fuera de ti.
  • Si lo que sucede, te hace sentir la VÍCTIMA INOCENTE DE LA SITUACIÓN: Es el momento de hacer un pequeño ejercicio de honradez contigo misma, analizar lo que sucede de forma objetiva y… echar un vistazo a tu alrededor a ver con quién estás actuando tú de la misma manera.

La Ley del Espejo es una herramienta de aprendizaje estupenda porque nos invita a mirar dentro de nosotras mismos, en aquellos recovecos que pocas veces visitamos y preferimos olvidar, para descubrir que lo que odiamos en el otro, está en nosotros… y lo que amamos, también. Para descubrir que todo depende de nuestra perspectiva y de cómo interpretamos (y juzgamos) lo que nos sucede o presenciamos.

Sé el cambio que quieres ver en el mundo ¿te suena? O más claro aún: Si tú cambias, todo cambia.

infografia ley del espejo práctica

Esto no quiere decir que si veo a una persona maltratando a otra y me causa dolor, yo sea una maltratadora, tenga unas altas expectativas o esté maltratando a otra persona… simplemente, yo soy quién observa esa situación, no uno de los protagonistas. No conozco su verdad, solo lo que yo veo e interpreto y, en base a ello, formo mi opinión y la comparto para reivindicar mis ideas y creencias.

Si el dolor causa sufrimiento… hay algo que trabajar. Y solo puedes hacerlo tú.

Si esa situación se presenta ante mí, tendré que ver qué me quiere mostrar y qué necesito aprender de ella. Lo que está claro, es que si está ahí, delante de mis narices, es por algo. Lo interesante es parar, reflexionar y ver por qué. La vida es así… amor y dolor en un equilibrio que pocas veces llega a ser perfecto… y lo que está claro es que para apreciar el amor en todas sus dimensiones, a veces es necesario conocer la otra cara de la moneda ¿no crees?

Te dejo pensando… me encantaría conocer tu opinión en los comentarios, si te animas a compartirla. Siempre es interesante y enriquecedor conocer otros puntos de vista.

Guía Gratis: Equilibra tus Chakras

Mantenemos sus datos privados y los compartimos solo con terceros que hacen posible este servicio. Leer Política de privacidad
close

Guía Gratis: Equilibra tus Chakras

Mantenemos sus datos privados y los compartimos solo con terceros que hacen posible este servicio. Leer Política de privacidad

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¡Hola, soñadora! ¿Hablamos?
¡Hola, soy Celia! Cuéntame ¿en qué puedo ayudarte?