fbpx

¿Conoces los mandalas? Seguro que sí. Esos dibujos enrevesados que forman diseños complejos y nos invitan a dejar volar nuestra creatividad mientras nos concentramos en escoger los colores adecuados que nos muestra nuestra intuición.

Mandala es una palabra de origen sánscrito que significa círculo mágico y haber escogido este nombre para este tipo de diseños es de lo más acertado ¿no crees?

El objetivo de estos ejercicios con Mandalas es ayudarte a despejar la mente. Porque muchos de nosotros pensamos que no sabemos meditar… y no es que no sepas meditar, es que nos venden la idea de que hay que acallar la mente para meditar correctamente.

Si bien es cierto que el fin último es alcanzar ese estado de contemplación iluminada… meditar, en realidad, es más sencillo de lo que parece. Limítate a enfocar tu atención en una sola cosa a la vez. Observa.

No te enredes en tus pensamientos. Limítate a observarlos y dejar que se esfumen para aparecer otros nuevos.

Tu mente es una fábrica ilimitada de pensamientos automáticos. Muchos de ellos destructivos y limitantes.

Observa cuántos de ese tipo surgen y pregúntales por su origen… este tipo de meditación activa puede guiarte al origen de tus traumas más profundos si solo observas, sin juzgar ni tratar de bloquear nada de lo que surja.

A fin de cuentas… esos pensamientos ya están siendo. Ya están ahí. Resistirte a ellos solo crea más frustración y estrés.

Así que si el mundo de la meditación te atrae pero te frustras por no poder acallar tu mente y quedarte dormida enredada en tus pensamientos, te animo a probar esta sencilla técnica.

Cómo meditar con mandalas para elevar tu frecuencia

1.- Descarga este mandala de prueba (extraído de mi formación en Reiki Nivel II)

2.- Imprime la imagen y ve a por tus colores favoritos. Si estás trabajando para desbloquear y equilibrar tus chakras, puedes utilizar las gamas de colores que te ayuden en este proceso.

3.- Dale al Play y déjate llevar por tu inspiración mientras coloreas el mandala.

No juzgues ningún pensamiento que cruce por tu mente durante este sencillo ejercicio. Limítate a observar sin intervenir. Imagina que es una escena de una serie o una película dónde tú solo eres un observador de lo que sucede.

4.- Cuándo termines, anota en tu diario todo lo que hayas sentido y/o experimentado durante el ejercicio. Describe cómo te sentías antes del ejercicio y cómo te encuentras ahora. Si has tenido alguna revelación durante el trascurso del mismo, anótala también.

Por supuesto, si te ha resultado útil, te invito a descargar el Manual Completo que encontrarás dentro de mi Curso de Reiki Nivel II dónde, además, vas a aprender a sanarte a ti misma, a otros, y al mundo que te rodea.

Reiki es una energía de amor maravillosa, un gran regalo para la humanidad. Y la capacidad de canalizar este tipo de energía es un don que nos ha sido otorgado a todos nosotros… solo tienes que tener fe, confiar en ti y comenzar a trabajar para activar tu canal.

Pin It on Pinterest

Abrir chat
¡Hola, soñadora! ¿Hablamos?
¡Hola, soy Celia! Cuéntame ¿en qué puedo ayudarte?